Estás en: Inicio Noticias Cómo debe ser tu chaqueta de cocina

27.09.2019

Cómo debe ser tu chaqueta de cocina

Queremos hablarte de la importancia de estar uniformado en cocina. Puedes pensar que al no estar de cara al público, los chefs y sus ayudantes no necesitan llevar un uniforme, pero nada más lejos de la realidad. Lo cierto es que las chaquetas de cocina tienen unas funciones muy bien definidas. 

Por qué incluir una chaqueta de cocina en tu indumentaria

  • Permite identificar al profesional. Es una manera de resaltar el cargo de chef dentro de la cocina.
  • Higiene. En un entorno tan delicado como en el que se manipulan alimentos es indispensable que se cumplan con unas medidas estrictas de higiene. Por lo que no se debe trabajar con ropa de calle. 
  • Seguridad y prevención de riesgos. Los uniformes de cocina deben proteger al cocinero en caso de sufrir algún accidente y también es su misión minimizar el riesgo. El diseño y los materiales deben cumplir con estas dos funciones básicas.
  • Imagen de marca. Cada vez es más habitual ver restaurantes con cocinas abiertas en las que los clientes pueden ver a los cocineros y el trabajo que desempeñan. Por este motivo, un buen uniforme de trabajo marcará una diferencia clara con la competencia y aportará un estilo único al negocio. 

 

Características de las chaquetillas de cocina

Uno de los elementos más importantes del uniforme de cocina son las chaquetas de los cocineros y no sirve que sean de cualquier manera. Todos los elementos que la componen tienen una razón específica para estar ahí, desde el tipo tejido hasta los botones, pasando por el tipo de mangas. La chaquetilla de cocina debe ser:

  • Cómoda y ergonómica:  El trabajo del cocinero es un trabajo físico que requiere que este se mueva constantemente y por tanto, la ropa debe de ser cómoda y permitirle desempeñar su función libremente. También debe estar confeccionada con materiales ligeros para no obstaculizar los movimientos del cocinero en su día a día. 
  • Transpirable: Por norma general las cocinas son espacios donde hace mucho calor y hay bastante humedad en el ambiente. Estas dos características hacen que se vuelva indispensable para la comodidad del trabajador que la chaqueta esté realizada con materiales que dejen transpirar y eviten que el cocinero sufra un calor excesivo. 
  • En su mayoría, las chaquetas suelen llevar una doble capa de algodón para proteger al cocinero del calor y también de las posibles salpicaduras de aceite o líquidos hirviendo. 
  • Funcional: Una de sus características más importantes es que la chaquetilla sea funcional y ayude al desempeño de la labor, no a obstaculizarlo. Por ello, existen ciertos elementos que se deben tener en cuenta y que variarán según el lugar de trabajo y las preferencias de cada cocinero. 
  • Tipos de mangas: Las chaquetas pueden ser de manga corta o larga, y su decisión dependerá del cocinero. Hay que tener en cuenta si se trabaja cerca de los fogones, el espacio de la cocina, la temperatura. 
  • Los botones: Un dato curioso es que los botones de las chaquetillas están pensados para protegerles y evitar el contacto con ollas y sartenes calientes. No son simplemente un ornamento en el vestuario. 
  • Los colores: blancas, negras o con estampados, ¿cómo te gusta más? La elección de los colores depende del cocinero o de la empresa. Ser más clásico y optar por un blanco, darle un toque de modernidad y elegancia con el negro, o ser rompedor con estampados originales. La elección irá en función del negocio. 

 

Personaliza tu chaquetilla de cocina

Sin olvidarnos de las características y de su funcionalidad en Norvil te ayudamos a dar un toque personal a todo el vestuario laboral, y por supuesto, las chaquetillas de cocina no podían quedarse atrás. 

Como ya te hemos contado en anteriores ocasiones, personalizamos el uniforme en función de las necesidades de cada cliente. 

Si estás pensando en dar un cambio a la imagen de tu restaurante, no dejes de solicitar información y asesoramiento. Estaremos encantados de poder acompañarte en todo el proceso. ¿Comenzamos