Estás en: Inicio Noticias ¿Y si nos pasamos al vestuario sostenible? El fenómeno ‘Köpskam’

23.12.2019

¿Y si nos pasamos al vestuario sostenible? El fenómeno ‘Köpskam’

 

Desde Suecia llega un movimiento relacionado con la industria textil: el Köpskam, que significa ‘vergüenza a comprar ropa nueva’. Este fenómeno de reciente creación aún no ha llegado a muchas partes de Europa, pero va instalándose en algunos países poco a poco, y parece que está bastante instaurado en su lugar de origen. 

Su cara más visible es la penalización de famosos e influencers que presumen por internet de sus nuevas adquisiciones. Sin embargo, el verdadero objetivo es concienciar a la sociedad de la irresponsabilidad ecológica que supone seguir nuevas tendencias. La moda rápida tiene un alto coste climático.

¿Cómo afecta la industria textil al medio ambiente? 
El fast fashion (‘moda rápida’) generó nuevos comportamientos que han conducido a una situación insostenible. Gracias a este fenómeno, la textil se ha convertido en la segunda industria más contaminante del planeta: actualmente genera el 10% de las emisiones de CO2 y el 20% de las aguas residuales. 

La moda tiene un impacto negativo sobre el medio ambiente

  • Para confeccionar unos vaqueros se necesitan en torno a 7500 litros de agua.
  • Se ha pasado de lanzar dos colecciones al año a lanzar más de seis.
  • La baja calidad de los materiales no importa porque la caducidad de la prenda es breve.
  • La ropa se ha vuelto un producto de usar y tirar: se devuelve el 30% de lo que se compra y dura la mitad de tiempo que hace 15 años.
  • Cada año se incineran toneladas de ropa.
  • Durante la crisis, el precio era bajo y asequible, lo que hizo que la industria textil se mantuviera a flote. Terminada la recesión económica, los precios no variaron, por lo que se continuó consumiendo de manera compulsiva hasta el día de hoy.
  • Si se sigue así, este ritmo va a ejercer una presión sin precedentes sobre los recursos planetarios. 

¿Cuáles son los objetivos del Köpskam?

El Köpskam se centra en el gasto: critica a la gente que compra mucha ropa y defiende la adquisición de prendas de segunda mano. 

¿Quiere esto decir que busca acabar con el consumismo? No, dado que sigue siendo necesario alimentar la cadena de consumo. Pero eso no significa que no se deba aminorar el ritmo. Hay que valorar lo que se tiene y aprender a comprar mejor, no más.

Aún queda mucho camino por delante, por eso se deben buscar soluciones creativas en caso de que se necesite alguna prenda. Por ejemplo, ahora se están empleando nuevos materiales que repelan manchas y olores porque se quiere comprar menos pero también se busca lavar menos.

El objetivo, reducir la huella de carbono y lograr una moda eco

En Norvil somos conscientes de la gravedad que conlleva el cambio climático y por eso lanzamos siempre una lanza a favor de ser respetuosos con el medio ambiente.  Por ese motivo, para la línea Oxígeno hemos optado por emplear materiales y procesos que cuidan el medio ambiente. Se trata de una colección de productos fabricados enteramente con tejidos orgánicos y reciclados, con el objetivo de reducir la huella de carbono. 

Nuestro trabajo es siempre el de ofrecer prendas y tejidos de calidad, para que tengan una mayor duración lo que implicará una menor necesidad de compra y renovación.

Si te interesan alguno de nuestros productos, no dudes en ponerte en contacto con nosotros. Estaremos encantados de ayudarte en lo que necesites.